Blog

Rashel Diaz / Blog  / Luce tus piernas perfectas y dile adiós a las várices

Luce tus piernas perfectas y dile adiós a las várices

Todos en algún momento empezamos a sufrir de mala circulación, un problema común al que le restamos importancia. Hasta que un día, sin darnos cuenta, empiezan a aparecer unas arañitas en la parte posterior de nuestras piernas que nos quitan las ganas de usar faldas o shorts. Pues sí, no cuidar nuestras piernas puede terminar en várices.

Con ellas podemos recorrer el mundo, son fieles compañeras de trabajo y no nos fallas en días intensos. Y si te pones a pensar, ¿cuántas veces las olvidamos y no las cuidamos como en realidad se merecen?  Las necesitamos para todo y no somos conscientes de los problemas que pueden traer al descuidarlas.

Las várices son básicamente venas obstruidas por la acumulación de sangre estancada. Tranquila, sí puedes adelantarte a su aparición y hasta mejorar su apariencia. Preocúpate por cumplir con ciertos hábitos que te permitan aumentar el flujo sanguíneo, lograr que se dilaten correctamente las venas y poder lucir tus piernas sin ningún temor:

Intenta esto…

  • Haz ejercicio de forma regular. Sal a caminar, correr, bailar, nadar, subir escaleras, lo que sea que te permita mover las piernas.
  • Si tu trabajo te exige estar mucho tiempo parado o sentado, usa medias de compresión para aliviar las molestias.
  • Evita abusar de los tacones muy altos o zapatos muy planos y ajustados.
  • No te expongas a temperaturas extremas, ni mucho calor ni mucho frío y tampoco cambios bruscos de clima.
  • No te depiles con cera caliente, busca nuevas opciones para eliminar el vello.

  • Túmbate en tu cama antes de dormir con las piernas levantadas para hacerte masajes. Realiza movimientos desde los tobillos hasta los muslos. Puedes hacerlos con compresas humedecidas en vinagre de manzana o con crema de pimienta de cayena para aliviar los dolores.
  • Date baños con sales Epsom. Coloca dos cucharadas por cada litro de agua (que sea tibia preferiblemente) y relájate un rato en tu bañera.

Tu salud es la prioridad

Aunque suene repetitivo, cuidar tu dieta es clave para curar cualquier mal. Nuestro cuerpo funciona con los nutrientes que le damos y hay alimentos que pueden hacer que la sangre fluya mejor o peor. Conociendo bien tu cuerpo y tomando conciencia de lo que necesitas, puedes mejorar las molestias de las várices. Modera tu consumo de sal para evitar retener líquidos e incluye la vitamina E, B3, el ginkgo biloba y la niacina a tu dieta.

Si ya has notado las molestias de la mala circulación en tus piernas, te aconsejo que visites a un médico para encontrar un tratamiento especial para ti. De hecho, los flebólogos se especializan en las várices y las enfermedades venosas. Recuerda que, así como cuidamos el resto de nuestro cuerpo, nuestras piernas también necesitan atención para poder disfrutar al máximo de la vida.

Accesorios Labana