Blog

Rashel Diaz / Blog  / Aprende a controlar el hambre emocional siguiendo estos tips

Aprende a controlar el hambre emocional siguiendo estos tips

¿Has sentido alguna vez que la comida te llama cuando estás estresada, ansiosa, triste, asustada o aburrida? Es como si el cerebro y el estómago se conectaran. Seguramente te has sentado a comer sin saber por qué, pues eso que haces sin pensar se llama hambre emocional.

Leyendo sobre el tema, me tope con que algunos especialistas aseguran que la mayoría de las dietas no funcionan porque se enfocan sólo en el hambre física.

Para diferenciarlas, la física surge de las necesidades fisiológicas o cuando el estómago te suena hahaha. Y la emocional viene de la necesidad de llenar un vacío psicológico desde el estómago en cualquier momento.

¿Barriga llena, corazón contento?

La forma de desahogo de muchos es un plato de comida. Sin embargo, esos atracones sólo terminarán empeorando tu salud sin arreglar lo que en realidad sientes. Te puede calmar por un momento, pero luego seguirás con tus preocupaciones. Todos hemos pasado por esto en algún momento, no pienses que estás mal, pero sí es importante controlar los sentimientos sin involucrar comida:

Aprende a conocerte

Cuando tengas las ganas de agarrar algo para comer, primero pregúntate qué sientes, si de verdad ha pasado tanto tiempo desde la última vez que ingeriste algo. Descubre qué es lo que tu cuerpo realmente está queriendo decirte, a veces el cerebro nos juega malas pasadas y por eso debes cuestionarlo.

Se consciente de tus emociones

Es necesario diferenciar lo que queremos, lo que sentimos y lo que necesitamos. Si puedes establecer los parámetros de cada una, estarás un paso adelante de los atracones y podrás detenerte antes de salir corriendo a la cocina. Determina si es aburrimiento, nervios, tristeza o estrés. Consigue el centro del antojo y soluciona esa situación. Puedes premiarte después por haber logrado conseguirlo hahaha.

Haz ejercicio

Entrenar siempre ayuda  a alejarte de la cocina y despejar la mente de lo que te atormenta para cortar la sensación. Caminar, correr, nadar, entrenar, bailar, te ayudará a sacar de tu mente ese «necesitas comer». Además, si fijas un horario de entrenamiento, terminarás acomodando todo tu día, incluyendo los momentos de sentarte en la mesa.

Prepárate para las emergencias

A parte del desayuno, almuerzo y cena, es necesario sumar dos comidas más. Una dieta saludable y balanceada incluye cinco platos diarios. A media mañana y tarde, todos sentimos las ganas de comer algo pequeño y me confieso culpable aquí hahaha, ahí es donde más peligramos. Yo llevo en mi bolso una merienda para no tentarme con otras cosas.

Bebe líquido

Aunque parezca absurdo, muchas veces confundimos el hambre con la sed. Por eso, cuando te ataquen las ganas en horarios sospechosos, toma un vaso de agua y espera 20 minutos. Si el hambre sigue, entonces come algo y sino, ¡ya sabes que era! También puedes beber jugos, té o smoothies naturales que te ayudarán a sentirte saciada y tranquila.

Estos son los consejos que yo pongo en práctica para evitar comerme todo cuando siento nervios o estoy estresada. Espero que les sirvan también y si quieren, compartan sus experiencias por acá, ¡me gusta aprender de ustedes!

Accesorios Labana