Blog

Rashel Diaz / Blog  / ¡Presta atención a su palabra! Dios quiere que sepas…

¡Presta atención a su palabra! Dios quiere que sepas…

Desde que me acerqué a Dios, siento que estoy en el mundo para cumplir con su voluntad. Su palabra es para mí la mejor cura y guía. Muchas veces sentimos que algo pasa, que no estamos bien, pero debemos saber que Él siempre estará.

La vida nos pone retos que pueden parecer gigantes, nos angustia pensar que puede ser el final de nuestros sueños. Sin embargo, el Señor siempre estará para ayudarnos. No debemos perder la Fe porque nunca se olvida de nosotros y quiere recordarte algunas cosas:

Siempre recuerda…

Que no estarás solo jamás porque te ve desde el momento que llegaste al mundo. Y a partir de ahí, no te abandona en las malas y celebra contigo las buenas. Cuando necesites hablar y no consigas a nadie, puedes cerrar tus ojos y dejar salir todo lo que está en tu corazón.

Él quiere que recuerdes que te escucha hasta en silencio, Dios siempre estará para conversar. No escucharás una respuesta inmediata, pero se hará sentir de la forma más inesperada. Por eso, debes estar atento a todo tu alrededor.

Cristo te ama y se preocupa por tu bienestar, en los momentos duros es normal volverse un poco negativos. Necesita que entiendas que todo va a estar bien, que después de la tormenta viene la calma y que los malos momentos pasan. Las cosas buenas que te suceden son más, concéntrate en ellas.

El Señor quiere que sepas que sí tiene un plan preparado para ti. No te sientas desamparado, confía en su voluntad. Después de las lucha, te harás más fuertes y tu corazón se llenará de nuevas experiencias.

No te atormentes por lo que fue

Todos cometemos errores y no debes vivir castigándote porque Él ya te perdonó. No tienes una máquina del tiempo para cambiar lo que hiciste, pero sí puedes arrepentirte, aprender de tu error y construir un nuevo futuro.

No pienses en lo que otros digan, la única opinión que vale es la de Dios, que no juzga, ni castiga, ni daña. Él te ama incondicionalmente y no importa las inseguridades que tengas, tú vales más que ellas. Eres una persona única y maravillosa que sigue creciendo.

Tampoco quiere que te compares con otros, ¡no hay dos obras de arte iguales! Todos somos distintos, tenemos misiones distintas y cada uno tiene sus propios escalones para superar. La competencia es con la persona que fuiste ayer, no con la que tienes al lado.

Y por último…

Acércate a los tuyos, ama sin ataduras, disfruta de cada detalle. Aprovecha tus días y noches. Conecta con tu prójimo y sobre todo valora a los que te cuidan, búscalos cando te sientas perdidos y apóyalos cuando decaigan. Juntos son más fuertes y mientras más los cuides, más protegidos estarán de aquello que los afecta.

Quiere que sepas que eres más fuerte de lo que piensas. Él te ha dado energía para reponer cuando estás cansado. Para Dios no hay imposibles y la batalla que tengas que librar, en sus manos lo lograrás. Tú serás su soldado y Él será tu espada.

 

Necesita que sepas que tu Fe moverá las montañas. Quizás te cueste creer en algún punto, pero Cristo siempre está velando por cada uno y por eso quiere que confíes en Él.