Blog

Rashel Diaz / Blog  / Mejor decir «no fue fácil, pero lo logré» que nunca intentarlo

Mejor decir «no fue fácil, pero lo logré» que nunca intentarlo

Siempre he sido una mujer muy decidida y con metas claras. Desde pequeña sabía que era lo que me gustaba aunque la vida me llevó por otros caminos que adoro inmensamente. Ahora que veo todo el recorrido, noto las partes complicadas y me queda la satisfacción de que logré superlas.

A veces nos topamos con retos que se ven gigantes e imposibles de superar. Es entonces cuando nos debatimos entre la cobardía, la comodidad y las ganas de avanzar. Las dos primeras son palabras que aprendí a sacar de mi cabeza desde muy joven

Con el tiempo, entendí que no hay nada imposible de lograr. ¿Que sí hay cosas que me van a costar más tiempo y esfuerzo?, ¡totalmente! Pero, ¿por eso me voy a detener? Jamás. 

Es inevitable sentir miedo o nervios cada vez que salimos de nuestra zona de confort, que nos acercamos a lo desconocido. Yo disfruto mucho de lo que tengo, pero si sé que puedo atreverme a hacer cosas nuevas, entonces lo intentaré.

Lo sencillo es aburrido

Los retos son como montañas. Se ven altas y el punto de llegada, muy lejos. Sin embargo, cuando logras escalarla, paso por paso, consigues una vista espectacular. Evalúas todo lo que tuviste que atravesar, el camino que recorriste y las dificultades que viviste.

Llegar a ese punto nos provoca paz y nos hace sentir valientes, capaces de conquistar el mundo, ¡invencibles! Y así debemos pensar frente a cualquier obstáculo. No existen metas pequeñas o grandes, ¡todas son igual de importantes!

A veces necesitamos ayuda para continuar y las personas que están al rededor serán nuestro plus, el impulso faltante. Cuando lo hacemos en equipo, todo se vuelve más sencillo. Podrán sembrar semillas en el camino que poco a poco darán frutos que podrán recoger.

¡Tú puedes con eso!

Saca lo mejor de ti, reconoce tu valor y atrévete a seguir intentándolo. El único límite lo colocamos nosotros en nuestras mentes. ¿Aparecerán problemas en el trayecto? Claro que sí, pero tendrás tiempo de resolverlos.

No somos perfectos, todos nos caemos de vez en cuando, pero es nuestra tarea dar batalla a esos inconvenientesy nuestros miedos. Todo lo que necesitas es trabajo, esfuerzo y dedicación.

No importa cuál sea la cima de tu montaña, continúa caminando, cada paso te acerca un poco más a la cima. Cuando llegues, te aseguro que tendrás la satisfacción de decir «No fue fácil, pero lo logré».

Y entonces todo valdrá la pena, todas las noches que pasaste sin dormir, cada hora que te dedicaste a tu proyecto. Todo ese empeño en semillas que le pusiste a tu camino habrá dado sus frutos.

Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana