Blog

Rashel Diaz / Blog  / Las frases típicas de mamá que no olvidaremos nunca

Las frases típicas de mamá que no olvidaremos nunca

Eso que nos decía mamá, que cuando creciéramos las entenderíamos, es totalmente cierto. Una vez más, tenía razón hahaha. En el momento en el que nosotros nos convertimos en padres, nos acordamos de cada frase típica de ellas y pensamos «¡por qué no le hice caso!»

Hoy con mis hijos, tengo momentos que pienso «esto que les dije me lo decía mi mami» o «qué haría ella en este momento». ¡Nuestras mamás son lo máximo!

A pesar de que los bebés no vienen con un manual, apenas nacen es como si pusieran un chip que nos hace repetir las mismas palabras que ellas. Lo que pasa es que cuando nos toca a nosotros, terminamos siendo el reflejo de ellas. Recordamos todo el amor que nos dieron, las risas que nos sacaron, las lágrimas que nos secaron ¡y también los regaños que nos dieron!

Para cada momento, una expresión

Y es que siempre tenían la frase exacta para la ocasión. En ese momento sólo podíamos pensar «que hice, que pasará ahora», pero cuando lo vemos de lejos, entendemos que venían de su experiencia y sabiduría. Y es que a quién no le imponía autoridad el terrible «te lo dije, pero no haces caso».

Con cada una de ellas, lo que querían era educarnos, hacernos buenas personas. ¡Y aquí estamos! Tan mal no lo hicieron hahaha. Por ejemplo el «¿quién es la mamá aquí?» significaba respete y no conteste. Igual que «los niños no se meten en las conversaciones de adultos». Aunque no nos gustaba y nos molestaba, todos esos llamados de atención tenían un objetivo.

A quién no le hayan dicho «si llego a encontrarlo, vas a ver» cuando se le perdía algo y no lo conseguía, no sabe lo que era la adrenalina de verdad hahahaha. Las mamás tenemos el poder de encontrar cualquier cosa, en dónde sea que esté. ¡Cómo si tuviéramos un radar!

Después de grande, cuando queríamos salir y no nos daban permiso estaba el «mientras vivas bajo mi techo, las reglas pongo yo», o la indirecta «haz lo que quieras» que nos ponía en un dilema terrible, nos confundía y terminábamos debatiendo internamente si eso era un sí o un «si sales te cierro la puerta con llave» hahahaha.

Ahora la entiendo

Cuando los hijos nos convertimos en los padres, rogamos que sean ellos los que no enseñen a cuidar a los nuevos integrantes de la familia. Y en ese momento es que recuerdo los tantos «cuando tengas tus hijos, te acordarás de mi» ¡Ay Dios mío, la que se me vino!

Tuve suerte porque me tocaron dos ángeles. Juan Daniel y Daniela fueron muy buenos y siempre hicieron caso. Sin embargo, como todos los niños, hacían travesuras. Y ahí no hacía falta decirles nada para que entendieran. Las mamás tenemos una mirada especial con la que comunicamos mucho más que cualquier palabra. ¡Y que se agarren después! hahaha.

 

Pero sin duda, nunca olvidaremos sus «estoy orgullosa de ti», «¡ese es mi hijo!» y los tantos «te amo». Como dicen por ahí, mamá sólo hay una y la que nos toca siempre será la mejor.

Hoy, me encanta poder compartir mi maternidad con la mía, recordar las horas que pasamos hablando sobre eso. Por su puesto, verla en el rol de abuela es caso aparte. Es súper consentidora y unida con sus nietos. Pero como yo sigo siendo su niña, sigo disfrutando de sus abrazos, besos y caricias como cuando era pequeña.

Si todavía tienes a tu mami, aprovéchala y déjale claro lo importante que es para ti. Si recuerdas otra frase típica de ella, cuéntamela.

Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana