Si crees que los granitos en los brazos son sólo problema de los adolescentes, te digo que nadie está a salvo de ellos. Es un problema fastidioso a nivel estético aunque en la mayor parte de los casos no representa riesgo en nuestra salud y que se pueden eliminar.

Esos granitos pueden ser resultado de algún desorden hormonal o intolerancia a algunos alimentos. Sin embargo, lo más común es que en los folículos donde crece el vellito, se acumula una capa de sebo, sobre todo cuando las hormonas se alborotan, y eso hace que se broten.

Son después esas espinillas que queremos quitar en esos momentos de aburrimiento ¡y terminamos con marcas en los brazos que se ven peor! Deja de pellizcarte, no hay nada por lo que perder la cordura, con estos tres pasos podrás seguir usando camisas sin mangas.

Primero: exfóliate

Sé que estoy fastidiosa con esto hahaha, pero de verdad es necesario. En cuanto al cuidado de nuestra piel, lo más importante es mantener los poros bien limpios, libres de suciedad y células muertas. En el caso de los granitos, es sumamente importante cuidarnos de esto porque es lo que forma esa capa de cebo.

Prepara un exfoliante casero y natural utilizando ingredientes que seguramente tendrás en casa:

Opción 1

-1 cucharada de miel.

-una cucharada de café molido.

-1 cucharada de maicena.

-2 cucharadas de yogurt.

Opción 2

-2 cucharadas de sal.

-3 cucharadas de avena molida.

-2 cucharadas de miel.

Después de que reúnas todos los ingredientes de cualquier opción, sólo queda mezclarlos hasta conseguir una pasta  homogénea.

Aplícala en tus brazos con masajes muy suavecitos por no más de cinco minutos para no irritar esa zona o causar heridas mayores. Puedes dejarlo reposar unos 10 o 15 minutos más como una especie de mascarilla para absorber todos los nutrientes.

Al terminar, lávate con agua tibia, ni caliente ni fría, sino a una temperatura media. Esto ayudará a abrir tus poros y eliminar completamente en sebo, le devolverá la luminosidad y suavidad que había perdido.

Segundo: hidrata

No dejes de hidratar tus brazos con crema en la noche antes de dormir. Los que tienen la piel reseca son igual de propensos a que se formen granitos que las pieles grasas y se deben cuidar de forma especial.

Recuerda que todo depende de tu tipo de piel. Si es de mayor tendencia grasa, utiliza hidratantes que no contengan mucho aceite o manteca. So eres de piel seca, lo contrario. Escoge la mejor opción para equilibrar tu cutis y regresarle la normalidad.

Pero no sólo tienes la opción de las cremas humectantes. Hay tónicos naturales que también te ayudan a regenerar las células, sanar heridas y mejorar acné. Dos de ellos son el agua de rosas y la consuelda. Los puedes usar cada noche sin problema. Si lo haces antes de colocarte tu crema, potenciarás su efecto.

Después de bañarte, lavarte o exfoliarte, utiliza un algodón empapado con cualquiera de los dos productos. Pásalo por tus brazos suavemente. No hace falta que los retires después con agua porque actúan como un tónico normal.

Tercero: mantenlo

Ahora debes mantenerlos los más limpio posible y eso es tarea de día a día. Algo excelente para la piel es cepillarla. Sí, como lees, cepillarla hahaha. Con un cepillo de cerdas suaves, haz movimientos de arriba a abajo con la piel seca.

 

Puedes hacerlo antes de bañarte en las mañanas o las noches. Además de ser una excelente forma de hacerte masajes, activa la circulación y por supuesto, remueve las células muertas que no podemos con la piel húmeda o mojada.

 

Espero que te sirva este post y que puedas poner en práctica todos estos tips. Cuéntame qué te pareció y déjame saber sobre qué otras cosas de belleza te gustaría aprender.

Change language
Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana