Blog

Rashel Diaz / Blog  / Madre e hija que hacen ejercicio juntas… ¡Se unen aún más!

Madre e hija que hacen ejercicio juntas… ¡Se unen aún más!

Desde pequeña, mi hija Daniela y yo compartimos muchas actividades, entre ellas, hacer ejercicio. Es maravilloso compartir ese mismo interés por mantenernos en forma y saludables. El tiempo que le dedicamos a practicar deporte juntas sin duda fortalece nuestra relación y a mi me encanta que me acompañe cada vez que puede.

Mi gran pasión siempre fue el baile, específicamente el flamenco. Cuando me vine a Estados Unidos debí dejarlo profesionalmente. Sin embargo, cuando mi Dani nació, supe que tendría una nueva compañera. Al crecer, desarrolló el mismo amor por el arte que yo.

Por supuesto, con Juan fue muy distinto. A él no me lo iba a llevar a bailar flamenco, hahaha. Pero sí lo acompañaba a todos sus juegos, me gustaba verlo en sus entrenamientos y apoyarlo. Le recordaba lo orgullosa que estaba de él para incentivarlo a continuar con lo que amaba.

Su mejor etapa

Sinceramente, lo que más me alegra de todo eso es que sé que pude transmitirle a ambos lo importante que es cuidar nuestra salud.  Sí, es posible mantener buenas costumbres mientras nos divertirnos y disfrutamos de lo que hacemos.

Durante la adolescencia, los jóvenes atraviesan muchos cambios. Se sienten más capaces e independientes y comienzan a preocuparse por ellos mismos. En una sociedad donde el sedentarismo y la mala alimentación es un problema, yo necesitaba lograr que mis hijos se alejaran de eso.

En el caso de Dani, ahora que está más grande me acompaña a clases de baile en el gimnasio, a Xtreme Bike, Kick Boxing y todo lo que Cesar Training, mi entrenador, inventa en su gimnasio hahaha. Por supuesto no levanta peso ni hace máquinas porque todavía esta muy jovencita y no lo necesita.

Madre e hija que entrenan juntas…

¡Permanecen juntas! Realizar alguna actividad física al aire libre o fuera de casa es una gran oportunidad para fortalecer el vínculo y el intercambio de experiencias, conversar y sobre todo escucharlos.

Además, es una forma de enseñarles desde el ejemplo a mantener hábitos de vida saludables. Lo mejor es que en ese momento, todos salen ganando: nosotras liberamos el estrés del día y ellos se recrean, se mantienen activos y desarrollan su capacidad física.

Si lo haces algo constante, va a incentivar en ellos la responsabilidad de tener que cumplir con su actividad, mejora la disciplina, la puntualidad y la seguridad al incluirse en un grupo que no conocen.

Por mi experiencia con mi Dani, les recomiendo 100% que busquen una actividad que puedas compartir con tu hija o hijo que a los dos les de ganas de mantener. Por lo menos, en nuestro caso, el baile es lo que más disfrutamos, lo que sea con música, ahí estaremos hahaha.

Dale ánimo para continuar

Cualquiera sea la actividad que decidan, pídele ayuda para cuadrar el horario, así se sentirá tomado en cuenta y no como que será una obligación nueva. Déjalo decidir a él o ella. 

Si no puedes practicarlo con ellos, acompáñalos. Tan sólo que vean tu cara cerca será un gran gesto. Significará un apoyo sumamente importante. Llévalo a sus juegos, visítalo en los entrenamientos, espéralo después de sus clases y ve tú su esfuerzo y trabajo.

Es muy importante celebrar sus avances, sus logros. Refuerza su ánimo, háblale para que sea consciente de la que es capaz de lograra, su fuerza, capacidad y destreza. Pregúntale qué le parece, como se siente cuando lo practica, si hay algo más que le llama la atención.

Espero que esto te ayude a mantener una buena relación con tus hijos y que fomente esa unión tan linda entre madre e hijos. Si tienes alguna recomendación, no dejes de contarme.

Accesorios Labana