Blog

Rashel Diaz / Blog  / Me confieso fanática de los selfies y así logro la toma perfecta

Me confieso fanática de los selfies y así logro la toma perfecta

Desde que aparecieron las cámaras frontales en los celulares, los selfies son cuestión de cada día. A pesar de que nació como una moda juvenil, hasta nosotras las mamás hemos caído en ella. Si me sigues en las redes, te puedes dar cuenta de que me encantan. Por eso, decidí hacer una mini guía para lograr una selfie perfecta.

Algo que resulta muy molesto es que salga desenfocada, oscura o que no podamos disimular lo que no nos gusta. Los selfies son una forma divertida e instantánea de mostrar nuestra personalidad. Así que con más razón es necesario aprender a controlar esta práctica.

1. Mantén tu cámara limpia

Lo peor es estar en el lugar perfecto, con el fondo y la luz perfecta y que la foto salga borrosa porque el lente estaba sucio. La definición de la imagen es importante y a veces el polvo, la tierra, o hasta nosotros cuando agarramos el teléfono con las manos sucias o hablamos por mucho tiempo por él, dejamos la pantalla manchada. Asegúrate de limpiar bien antes de tomar tu selfie con un pañuelo o tu camisa para evitar errores. 

2. El cabello es importante

Siendo sincera, la mayoría de las selfies las tomamos desprevenidas para enviarlo por privado y no nos fijamos en cómo estamos en el momento. ¡Pues no saben lo que nos salva el cabello peinado y un cutis sin brillo! Pero tranquila, no tienes que ir a un salón de belleza.

Antes de una foto, abre la cámara y arréglalo un poco o recógelo si está muy rebelde. Si no tienes maquillaje, con un papel, un pedazo de tela o tu mismo dedo índice, retira un poco de la grasa que queda debajo de tus ojos y en la nariz. Verás la diferencia entre una toma y otra.

3. ¿Cuál es tu perfil?

Esa es la pregunta más importante. Todas tenemos un lado que nos gusta más que el otro. Es tarea de cada una buscarlo, hacer pruebas y aprenderlo. En cuanto al ángulo, es importante que extiendas bien el brazo y que la cuadres para que salgas completa.

Antes de disparar, dale un toque a la pantalla para que te enfoque bien y ahora sí, ¡shoot! Como recomendación personal, no la tomes desde abajo porque saldrás muy grande. Siempre coloca la cámara al nivel de tu cara o un poco más arriba.

Plus: una acción práctica de los teléfonos de ahora es el modo ráfaga o burst. Si no sabes cuál es tu perfil ni estás convencida de tu pose, sólo debes dejar presionado el botón de la cámara y así tomará muchas. De esas, te aseguro que alguna te gustará.

4. Busca la iluminación

Después del ángulo, la luz con la que tomamos la selfie es lo que marcará la diferencia. Siempre la mejor será la natural o la artificial si viene de frente. Cuando está de lado o dese arriba, tendemos a marcar ciertas imperfecciones o ángulos que no nos favorecen. El peor error es tomarla a contra luz, saldrá completamente oscura. Así que recuerda: luz natural y que venga de frente. Todo es cuestión de dar vueltas hasta conseguirla hahaha.

5. Cuida el fondo

Aunque parezca algo insignificante, el fondo siempre llama la atención. Por eso, es bueno fijarnos en qué es lo que tenemos cerca. Evita que se vean cuestiones privadas, como ropa o tollas, personas en movimiento o lugares desordenados.

Obviamente los paisajes son los mejores, pero si estás en casa, busca una pared sencilla y bien iluminada para evitar cosas fuera de contexto. Por supuesto esto no cuenta si lo que quieres mostrar es justamente lo que está al fondo, hahaha.

Y por sobre todas las cosas, ¡confía en ti! Que no te de pena hacer caras graciosas, es una manera de divertirse. Así como nos tomamos selfies hermosas, tenemos permiso de hacer el duck face y poner caras locas, así sea sólo para reírnos con nuestra familia y amigos, hahaha.

Todo es cuestión de seguridad. No necesitas fingir nada, al final, lo que cuenta es guardar los recuerdos. ¡Si pones estos consejos en práctica, no dejes de mostrarme tus selfies finales!

Accesorios Labana