Blog

Rashel Diaz / Blog  / ¡Sigue avanzando! Todos tus recuerdos son un aprendizaje

¡Sigue avanzando! Todos tus recuerdos son un aprendizaje

«La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida». Escribir nuestra historia con detalles nos llevaría más tiempo del que tenemos en este mundo. El tiempo pasa, pero los recuerdos, las sensaciones y el aprendizaje quedan en nuestra memoria. Toma todo eso y cambia tu futuro viviendo tu presente.

Todas las experiencias que atravesaste, los procesos que transitaste, cada uno de tus suspiros, risas y lágrimas tienen algo que contar. Y aunque no lo notes, en tu corazón guardas una lista interminable de bendiciones por las que agradeces a Dios en silencio.

Todos, en algún momento, queremos tirar la toalla y decir «hasta aquí llego», pero en esas ocasiones, piensa que el cansancio te demostró que eras más fuerte de lo que pensabas.

La vida como película

Ve la tuya como si estuvieras frente a una pantalla. No es clasificable en un género, hay escenas que quisiéramos borrar, cerrar los ojos para no repetirlas. Otras que soñamos que no se acaben y muchas que nos mantuvieron desvelados al borde del asiento hasta que recuperamos la paz.

Fuimos niños que querían ser adultos y ahora de adultos, ¡cómo quisiéramos volver a ser pequeños! Con esto, lo que quiero decir es que siempre estamos esperando algo, un poco más u otra cosa cosa distinta, para decir » ahora sí tengo todo para comenzar a disfrutar».

Recordar de donde venimos es importante porque  tener claro lo que tenemos, lo que hemos atravesado, nos conecta a tierra. No somos perfectos y aceptarnos así, nos mantiene humildes y nos hace grandes. Pero las personas no podemos vivir del pasado ni del futuro. El presente es lo único que tenemos, ¿entonces, qué hacemos desaprovechándolo?

Yo también tengo cicatrices

Sí, también me golpeé en el camino. Me tambaleé más de lo que algún día me imaginé. Sin embargo, sé que Dios me tuvo en sus manos, esperando que yo diera el primer paso fuera de cualquier situación angustiante. 

Cuando no sepas qué o cómo hacer algo, ¡pídele a Dios que te ilumine y aprende a hacerlo! Siempre habrá algo nuevo, no nacemos eruditos y en este mundo, la fórmula es a ensayo y error. Por eso cada cana, cada arruga, cada marca en nuestra piel es una lección ganada. 

Lo más importante, es que en tu pecho siempre lleves el sello del amor con el que Jesús te despierta cada día. Esa será la gasolina que te hará andar un día más. Gracias a Él, esos errores se convierten en energía para mejorar.

Eres un vencedor de nacimiento

Estás destinado a triunfar. Repítelo cada mañana: «Ya soy un ganador». Nuestro primer respiro, llega también con un propósito de ser. Puede que al crecer, no entiendas cuál es el destino que el Señor te asignó, pero te aseguro que no te irás sin cumplirlo.

Ten Fe y confía en su palabra. El miedo no entra en los corazones fieles a Cristo. No pierdas la calma. Tu destino te espera más cerca de lo que piensas. Eso sí, no te detengas, continua avanzando.

Recuerda que un tropiezo no es una caída y que no lloramos sólo de tristeza. Las lágrimas de alegría son igual de sanadoras. Los nudos en la garganta sólo se desatan soltando el peso y la ausencia que un día dolió, dio paso a una presencia mejor. ¡Arriba el ánimo! Lo mejor está por venir.

Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana