Blog

Rashel Diaz / Blog  / ¡Me siento bien, me veo bien! Esto me motiva a entrenar

¡Me siento bien, me veo bien! Esto me motiva a entrenar

Hace un tiempo me preguntó por acá alguna de ustedes, mis lectoras, que cómo hacía para mantenerme motivada a entrenar todos los días sin falta y con tanto ánimo porque ella no se sentía igual. Pues es un esfuerzo grande, no creas que a veces no me cuesta ir.

Reconozco que a mi me gusta mucho hacer ejercicio, es algo que siempre me ha encantado. A mi me ayuda emocionalmente, me da energía, pero también he entrado por la puerta del gimnasio y le he dicho a César Training: «hoy el carro vino sólo, no tengo ánimo, estoy cansada». 

Y es que señoras, yo me paro todos los días a las 03:45 a.m. para ir a trabajar y no paro hasta entrada la noche. Por supuesto que algunos días yo también quisiera tirar la toalla y decir «¡hasta aquí llegué yo!»

Si no me cuido yo, ¿quién lo hará?

Mi fuerza la encuentro cada mañana al recordarme y repetirme «no importa lo que pase, yo puedo con esto». Es una cuestión de constancia, de determinación. Es tener compromiso contigo mismo. Si no lo hacemos nosotros por nosotros, nadie más lo hará. Si no te paras, no te preparas, no estudias, nada es posible.

Por eso siempre digo que todo está en la mente. Si uno se mentaliza, adopta un objetivo y se abraza a él fuertemente, ni porque quieras voltear a los lados te desviarás de tu camino.

Algo que me dice Cesar es que «el sudor de hoy es la sonrisa de mañana». Mantenernos activos puede marcar la diferencia de cómo vamos a llegar a viejitos, porque obviamente todos vamos para eso. Sin embargo, cada uno decide cómo quiere llegar.

Hacer ejercicio para mi es más que una simple decisión. Esto es un estilo de vida, es una inversión en mi futuro. Mi salud, más adelante, dependerá del amor que me di de joven, los cuidados que me dediqué. Por eso, no importa lo que hagas, lo importante es hacer algo.

Abre tus opciones

Hacer ejercicio no debe ser aburrido, yo la paso genial porque siempre estoy intentando algo nuevo. No me quedo encasillada en una misma rutina porque también me cansaría.

Yo soy de esas alumnas del gimnasio que le saca el jugo a todo lo que ofrecen hahaha. En la clase que haya en los horarios que tengo libres, ¡ahí me encontrarás! He probado todas las que César y su equipo dan y una es más espectacular que la otra. Zumba, boxeo, TRX, bootcamp, funcional training, clase de TGA, y xtreme bike es mi favorita hahaha.

Entonces, te recomiendo que busques un lugar que te permita eso. Un día hacer una cosa, al otro entrar una diferente y así irás probando hasta encontrar lo que realmente te hace feliz y practicas con ganas. Eso es lo que más motivada te mantendrá: hacer todo con ganas. 

La emoción del cambio

Lo que a mi más me motiva de ir a entrenar es ver lo resultados. Obviamente no los noté desde el comienzo, pero ahora me doy cuenta de lo que he avanzado, de todo lo que rebajé y lo que he mejorado en fuerza y resistencia sobre todo.

Acompaña tu rutina de una buena alimentación y potencia todo el esfuerzo que haces. De nada sirve mantenernos cada día haciendo ejercicio si no le damos a nuestro cuerpo el combustible que realmente necesita.

La dieta que llevamos juega un papel clave, a mí me tocó aprenderlo entrenando con César. Si no comemos bien no llegaremos a ningún lado. Seguramente agarres resistencia, pero será difícil bajar de peso. Yo como de todo, no me privo de lo que me gusta, pero balanceo todo lo mejor posible.

Mi consejo es que te llenes de mucha constancia y fuerza de voluntad. La magia ni los trucos existen cuando de nuestra salud se trata. Y por último, es muy importante que entiendas que no hay dos cuerpo iguales.

A veces me escriben en las redes «con el ejercicio que haces y sigues ancha». Señores yo soy una mujer grande, soy gruesa y nunca voy a verme súper delgada. Sin embargo aprendí a amar mi cuerpo y no puedo pretender tener el de otra persona.

Espero que ustedes también puedan adoptar ese pensamiento y no olviden que son hermosas, fuertes y capaces de llevar adelante cualquier sueño.