Blog

Rashel Diaz / Belleza  / ¿Sabías que tu piel también sufre de estrés? ¡Evítalo de esta forma!

¿Sabías que tu piel también sufre de estrés? ¡Evítalo de esta forma!

Es difícil no sentir estrés en algún momento de la vida porque no tenemos todo resuelto. Hay momentos en los que nos toman por sorpresa algunos cambios o situaciones difíciles, pero el problema está en poder controlarnos. ¡Sería increíble respirar diez veces y que pase todo!

Sin embargo, eso no ocurre, y está en nosotros resolver sin perder la cordura en el momento. Conocer nuestros límites, apoyarnos en otros y mantenernos lo más centrados posibles.

¿Qué pasa cuando nos estresamos o le permitimos a la ansiedad llevar la rienda? Nos enfermamos. A todos nos agarra por frentes diferentes. Pero algo que tenemos en común es que se refleja en nuestra piel. Pues sí, la piel se estresa igual que nosotros.

Qué es lo que ocurre

El estrés, además de agotarnos, debilita nuestro sistema inmunológico. La ansiedad reduce la generación de colágeno y ácido hialurónico, que son sustancias que producimos naturalmente y mantienen nuestra piel luminosa y suave. Además acelera el envejecimiento de las células, lo que la hace ver seca y mal cuidada.

A esto se le suma el mal dormir y comer. Dormir ocho horas al día es el mejor secreto de belleza, pero al descuadrar nuestra rutina entramos en un círculo vicioso en el que empezamos descansando poco, comiendo mal y apurados y este corre corre, sumado al cansancio, nos aumenta el estrés y la consecuencia son ojeras inmediatas y granos por el mal comer.

Nuestro cabello también sufre consecuencias. Él tiene un patrón de crecimiento y caída que cambia cuando sentimos ansiedad. Seguramente también has sentido que se te cae demasiado el cabello en algún punto. Se ve sumamente seco y lo sentimos poco manejable.

La solución

Conocer nuestros límites. Mantener la calma en situaciones complicadas, sentarnos a analizar el problema y sus posibles soluciones antes de perder el control. No sólo por tu belleza, sino por la salud antes que nada.

Mantén una rutina de cuidados diaria

Lava tu cara en la noche y en la mañana, retira tu maquillaje antes de dormir. Exfóliate completa cada 15 días o semanalmente. Utiliza cremas humectantes en tu cuerpo y en tu cara. Lo importante es que encuentres productos que te ayuden a minimizar el daño y por supuesto, mantenerte más joven y radiante.

Duerme más

Todo lo que te mantiene desvelado puedes resolverlo en la mañana. Lo importante es que no dejes todo para el último momento. Durante el día, todo tiene su tiempo y mañana será un nuevo día. Descansa, relájate de la tensión que llevas en casa. No ganas ni resuelves nada descuidándote o enfermándote.

No pierdas tu alimentación

El estrés no es excusa para escoger mal nuestra comidas. Si no tienes tiempo de cocinar en casa, entre las opciones rápidas también hay saludables. No te dejes llevar por lo primero que ves. Oblígate a llevar un orden en el que no falten tus platos fuertes, tus snacks y también hidratación.

Un buen masaje

Puede que en el momento no lo pienses, pero es de gran ayuda liberar la tensión en los músculos. Si puedes en la noche, pídele a tu pareja que te ayude. Puede ser un momento íntimo para ambos que pueden disfrutar. Sin embargo, cuando sientas que lo necesitas o cada cierto tiempo, ve a un spa, te lo agradecerás después hahaha. 

Pero sobre todo, ¡ponte una sonrisa! Proponte dejar el mal humor escondido en algún rincón de tu mente. Si podes en práctica estos hábitos, cada vez te sentirás más relajada y segura de ti misma. Podrás enfrentar los problemas desde una perspectiva más proactiva y no reactiva. Tener una buena actitud te fortalecerá.

Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana