Blog

Rashel Diaz / Blog  / ¿Es humanamente posible mantener la dieta en navidad?

¿Es humanamente posible mantener la dieta en navidad?

“Después de las fiestas vuelvo otra vez a la dieta”, ¿quién no ha dicho esa clásica frase en diciembre? ¡Todas! Hahaha. En las fiestas familiares comemos hasta más no poder y yo por lo menos, dejo de entrenar antes del 24 y 31 de diciembre, me doy un tiempo para descansar mi cuerpo y mi mente.

Una de las razones por la que me encanta esta época es la comida. Amo las cenas familiares, las mesas que se arman en casa de mis hermanos, mi mami, la familia de Carlos. Es un sueño, sería feliz si pudiera comer así todo el tiempo. Sin embargo, mi dieta no piensa lo mismo haha. 

Cuando se acercan la fiestas nos llenamos de ilusión, de reencuentros, se respira un aire especial, y nos paseamos por nuestra lista de propósitos del año pasado. 

A ver a ver, seguramente algunos de esos eran hacer ejercicio, cumplir una dieta y mejorar tu alimentación. ¿Cierto? Tranquila, los míos también, y tampoco fui una alumna de 10 puntos hahaha, pero si hice un gran esfuerzo por cuidarme y creo que lo logré. 

Sin embargo, esta es la última vuelta del año, ¡la recta final! Estaremos luchando entre las ganas de comernos todas esas cosas ricas y mantener nuestra fuerza de voluntad. 

Un menú atemorizantemente tentador

Sí, son tantos platos, tantos sabores típicos de esta época. Mesas largas con muchas opciones que paciera que nos llaman «¡ven a probarme!» hahahaha.

Sin embargo, muchas de esas comidas son sumamente calóricas y a veces hasta poco saludables. Pero seamos sinceras, ¿cuántas realmente se preocupan por eso? ¡Es una vez al año! 

Pues sí es cierto, pero no es necesario sacrificar todo el trabajo que hiciste en el año ¡ni perderte de esas exquisiteces! Toma nota de estos tips y podrás equilibrar tu cena y salvar tu dieta de la navidad.

Aprovecha las comidas con mayor aporte nutricional

Si eres la que preparará la cena, tienes la ventaja pues podrás preparar platos saludables y súper ricos desde el inicio. 

En lugar de ofrecer entradas o aperitivos con pan, enlatados, embutidos o frituras, opta por otros con mariscos, pescados. 

Para los platos principales, la carne asada, un pavo o pollo al horno son una opción maravillosos. No necesitarás aceite y si lo acompañas de verduras y vegetales crearás platos hermosos y bastante grandes. 

Para el postre, puedes hacer una torta casera, unos bowls de fruta con crema casera ¡o hasta un helado! Hay muchas opciones que sólo debes buscar para intentarlas. ¡Ponte creativa!

Otra cosa importante es la forma en que cocinas los alimentos. Siempre es preferible hacer todo al vapor, al horno o a la plancha. Para las entradas, prueba mezclas a la vinagreta, marinado con limón y sal, o aderezos lights con sabores frescos como parchita y naranja. 

Lo esencial es que no hagas nada frito, gratinado o confitado. Si lograras evitar esas tres, tienes un buen camino recorrido. 

«No como en todo el día y en la cena no paro»

No, no, no. Pasar hambre todo el día sólo te hará sentir mal y llegará a la noche débil. 

No importa si la fiesta es de día, tarde o noche, debes seguir con tu rutina de alimentación diaria normal de cinco comidas. Un té no es suficiente.

Eso sí, lo que puedes hacer es jugar con las cantidades y la calidad de la comida para poder aprovechar sin remordimiento tu cena de navidad. 

Por ejemplo, empieza a prepararte desde ahora. Arma un menú ligero por toda esta semana. Desayunos ligeros, almuerzos y cenas sencillas, pero sustanciosas. 

Así estarás equilibrando toda tu alimentación con tiempo y cuando llegue el momento, podrás probar todo sin remordimiento. 

No debes llenar tu plato con una torre de cosas

¿Comer de todo? Por su puesto, yo no pienso privarme de nada hahaha. No obstante, sé que debo establecer un límite. Si hay muchas cosas que me llaman la atención, entonces tomo un poquito de cada una, ¡pero un poquito!

Sabes que una mala costumbre que tenemos es comer por los ojos. No, debemos comer hasta que quedamos satisfechos, ¡no a reventar!

No te excedas en las entradas, recuerda que el plato principal te espera. También evita los alimentos en los que no confíes, ve por lo más seguro y eso que en realidad tengas ganas de probar. No comas por comer.

Evita el alcohol, las bebidas azucaradas y fumar

Puede ser complicado para los que en realidad disfrutan de esas tres cosas, pero te aseguro que te sentirás una ganadora al día siguiente. 

Estas clases de bebidas aportan calorías vacías que puedes conseguir comiendo algo que en realidad te gusta, disfrutas y te hará mejor. 

¿Prefieres una copa de alcohol, un vaso de Coca Cola o una buena porción de postre? Yo ya tengo mi favorito hahaha

PD: Los gimnasios no cierran

Sí, es una señal indirecta para que no dejes de entrenar hahaha. Aunque no creas, yo también falto en estos días, pero tal vez hago cosas distintas. Troto por mi cuadra unos 15 minutos, me quedo en el patio jugando con Ángel y Romeo o hago algunas series de ejercicios. 

No tienes que ir a entrenar religiosamente, jugar con los hijos y los sobrinos por una hora puede ser tan exigente como un día de gimnasio hahaha. 

¡Mantente en movimiento y saludable! ¿Intentarás estos truquitos?

Accesorios Labana