Blog

Rashel Diaz / Blog  / ¿Un deseo? Que la emoción de la primera cita no se pierda

¿Un deseo? Que la emoción de la primera cita no se pierda

Mi primera cita con Carlos me hizo sentirme como hacía mucho no me sentía. Sí, no les puedo explicar lo que me pasó por la cabeza hahaha.

Carlos y yo nos conocimos por la Iglesia y una tarde quedamos para comer juntos en el que ahora es nuestro restaurante favorito. Yo llegué al lugar nerviosa, pensando cómo estaría, de qué hablaríamos y todo lo que nos pasa a las mujeres por la cabeza hahahaha.

Llegué al lugar tranquila, ya yo sabía quién era, pensé «es un almuerzo, está todo bien». Pues resulta que la mesa que nos habían dado se veía desde la entrada. Cuando yo vi a ese hombre de 6 pies de alto pararse de la silla para recibirme casi me muero, me daba un infarto en el sitio hahahaha.

Señores, no podía dar un paso de los nervios que tenía, de verdad no me podía mover. Pensaba en mi cabeza «pero bueno Rashel, por Dios, ¿qué haceeees? ¡Mueveteeee!» Hahahaha.

Cuando logré reaccionar, llegué a la mesa, me saludo, empezamos hablar y el almuerzo rápido terminó durando cuatro horas en las que supe que él era el hombre que Dios me había enviado, era el que tanto había pedido.

¿Por qué te cuento esta historia?

Porque nada es tan maravilloso como revivir esa emoción de la primera cita. Los nervios de que todo salga bien, esas primeras conversaciones, el miedo de no estropear todo diciendo o haciendo algo de más hahaha.

Creo que todas las primeras veces nos provocan esa adrenalina en el cuerpo que nos hace sentir felices ¡y eso es tan lindo! Personalmente me encanta revivirla, me encanta inventar planes para volver a sentirme así con Carlos.

Creo que en la pareja si no mantienes esa chispa de picardía viva, es difícil mantener todo en orden. Y más que por eso, es porque la pareja cae en la monotonía y si hay algo a lo que le tengo pánico es a eso hahaha, no me gusta aburrirme.

Volver a ese tiempo

¿Recuerdas a dónde fue su primera salida? ¿Qué comieron? ¿Qué te contó que quería hacer en la vida? ¿Te comentó de sus gustos? ¿Tal vez bailar, o ir a algún juego de algo, su música favorita?

Toma todas esas cosas que conoces de tu pareja, que lo hacen feliz y que en algún momento compartió contigo y organiza algo diferente. Hazlo sentir como esos primeros días que hacías todo para sorprenderlo. Haz algo lindo para los dos, para contentarse el uno al otro y despertar esos sentimientos que a veces la rutina esconde.

¿Volver a ser adolescentes tal vez? Hahahaha. O recordar sus 20 o 30 años. ¿Qué tiene de malo volver a ser jóvenes por un momento? ¿Quién dijo que con los años se diluye la diversión, la alegría?

¿Hace cuánto tiempo fue tu última primera cita? ¿Años, meses, tal vez días? Es emocionante volver a sentir esas mariposas, y no es necesario salir con alguien nuevo para revivirlas. Siempre puede haber nuevas primeras veces.

Como te conté, una date night con tu pareja puede hacerte recordar esas primeras salidas que los enamoraron y los llevaron a tomar la decisión de llevar una vida juntos. Así que hoy les deseo que recuerden esas razones que los han mantenido unidos.

Y si no tienes a nadie por ahora, deseo que encuentres a la persona que realmente despierte la alegría de la primera cita en ti.

Accesorios Labana