Blog

Rashel Diaz / Blog  / Búscalo en ti: todos necesitamos a Dios en algún momento

Búscalo en ti: todos necesitamos a Dios en algún momento

Muchas veces les he contado cómo fue que yo me acerqué a Dios, a su palabra. Pues sí, fue tarde, pero entendí que Él no ve diferencia entre uno u otro de sus hijos. Para Él nunca es tarde y que aunque yo no lo supiera, me estaba esperando con los brazos abiertos. Si tú también lo necesitas, búscalo sin temor.

He recibido muchos mensajes y comentarios contándome que no saben qué hacer, se sienten perdidos y quieren buscar al Señor. Yo soy tan sólo una de sus hijas. No puedo hacer más que compartir mi historia, mi experiencia y hablar de lo que ha hecho en mí su palabra, que personalmente fue mucho.

Dios me ayudó en uno de los momentos más duros, escucharlo me dio fuerza, me acercó a personas maravillosas y hoy sé que no querría volver el tiempo atrás, a cuando no lo tenía presente.

¿Un secreto para acercarte a Él? Ninguno. Es una relación tan personal, que cada quien tiene una conexión distinta. Yo todos los días le agradezco, pongo todas mis preocupaciones, mi trabajo, mi familia, mi día entero en sus manos. No pasa una mañana ni una noche en la que no le hable.

Él contesta mis dudas, le da calma a mi alma cuando siento que no puedo más, ¡me ha dado mis mayores bendiciones! Mi relación con Dios crece día a día, al igual que mi Fe.

Búscalo dentro de ti

Sentir temor, presión, tristeza, o que estamos abrumados, es normal, pero no hay nada que en sus manso no tenga solución, porque antes de que tú descubrieras el problema, Él ya tenía la solución para todo.

En un instante de oscuridad, yo vi la luz en Jesús, yo decidí tomar un nuevo camino para mejorar mi vida, recuperar mi paz. Todo lo que Él me prometió lo he visto hecho realidad.

Hoy sé que me escucha, porque todo lo que he deseado desde el corazón lo he conseguido. Cuando me llegan trabajos, propuestas, le pido ayuda para saber diferenciar lo que viene de Él y lo que no, le pido que me ayude a tomar las mejores decisiones y en esos momentos, sólo confío en su guía.

No me contesta, no lo escucho, no lo veo, pero yo sé que siempre está conmigo, que no me abandona ni de día ni de noche. Yo lo siento conmigo, veo las señales que me envía. Dios obra y responde de maneras únicas, y debemos estar atentos a todo para no perdernos nada.

Le agradezco cada mañana por todo lo que ha hecho por mí, y si tu quieres acercarte, no esperes. Si algo en ti te lo está diciendo, hazle caso a esa voz. Nunca es tarde, para Él siempre estamos a tiempo, hasta el último suspiro. Dios nos ama, sin restricciones ni diferencias.

Espero que estas palabras te sirvan de apoyo y me encantaría conocer sobre sus historias. Puedes dejarme un comentario para seguir ayudando con nuestros  testimonios a los que lo necesiten.

Accesorios Labana