Blog

Rashel Diaz / Blog  / «Todos los días me vuelvo a enamorar de mi esposo»

«Todos los días me vuelvo a enamorar de mi esposo»

¿Qué pareja no ha tenido peleas? ¿Quién no ha perdido los tapones por cosas de convivencia? Nadie puede decir que nunca ha pasado por momentos complicados con su esposo, ¡las parejas perfectas no existen!

Compartir la vida con otra persona es una decisión importante y aunque sería hermoso nunca pelear, ¿te imaginas lo aburrido que sería que todos fuéramos iguales? Por eso nos enamoramos de alguien que nos complementa, que nos enseña algo nuevo todos los días, nos enamoramos de las imperfecciones de ambos, es lo que le pone la chispa a la pareja.

Un esposo o una esposa siempre será un apoyo inmenso, un refugio. Esta vez quiero que pienses en todo lo lindo de tu pareja sin ningún motivo, ¡sólo para que te enamores un poquito más que ayer!



Desde pequeña me imaginé en un hogar con muchos hijos y felizmente casada

Pero no saben lo que me costó llegar hasta aquí. Tuve dos matrimonios y Carlos es el tercero, pero creo -o mejor dicho estoy segura- que él llegó gracias a Dios, Él lo puso en mi camino, siempre lo digo y lo repetiré. Mi esposo me ha enseñado lo que es el amor incondicional realmente. Es el hombre que siempre soñé.

Cada día que lo conozco más, a medida que paso más tiempo con él, sé que está hecho a la perfección para mí. ¡Somos muy compatibles! Es el hombre que se desvive por verme feliz, por que siempre tenga una sonrisa en mi cara.

Me ha acompañado en cada momento de tristeza, de cansancio y de alegría. Carlos toma un teléfono y hace de fotógrafo para mis redes, como que hago que me maquille para un video de Youtube, o que se ponga algo para bailar, es mi cómplice en cada locura hahaha.

Es mi complemento perfecto, puedo decir realmente que soy la mujer más feliz del mundo. Y no es que no tengamos problemas, o conflictos, porque eso no existe, ninguna pareja es perfecta. Como les comentaba, lo importante es saber manejar esas situaciones y no dejar que nos dominen.



El amor puede contra todo

Él es mi compañero en alma y cuerpo. Tanto lo pedí que Dios me lo concedió cuando yo estaba cerca y preparada. Todos los días celebro su amor, lo agradezco y se lo demuestro. ¡Aprecio su presencia a mi lado!

Cada día recuerdo lo importante que es para mí, además de que no deja de hacerme sentir su amor. Nada, ninguna discusión será mayor a ese sentimiento. Cuando la base de la pareja es la Fe y el cariño sincero, el futuro prometerá. Y yo sólo puedo decir que hoy tengo todo lo que siempre soñé.

Accesorios Labana