Blog

Rashel Diaz / Blog  / Recuerdos de Cuba: momentos que tengo marcados

Recuerdos de Cuba: momentos que tengo marcados

Cuba significa todo para mí, mis raíces, mi alma. Yo nunca quise salir de mi país, pero cuando ese día llegó, me fui con mucho dolor. Mi familia decidió llevarme por todos los problemas que había, yo todavía era menor de edad, y aunque me daba miedo dejar toda mi vida, sabía que lo hacían por mi bien.

Me costó tanto dejar a mis amigos, mi barrio, mi calle, mi escuela, mi casa, mi baile, mi flamenco amado y mi lugar de trabajo, el García Lorca, un teatro muy reconocido de Cuba que queda en la Habana vieja.



Recuerdo claro la última vez que me presenté en él, con mis compañeros. Me entregaron flores, todos lloramos en el escenario. Fue un despedida hermosa, pero me costó un mundo despegarme.

Cuba y su esencia

Creo que una de las cosas que representa a mi Cuba es que, en cada esquina, por donde quiera que camines, vas a encontrar a un grupo de gente que se reunió a tocar tambores, maracas, a cantar o a bailar. ¡En cualquier esquina! Y yo creo que de ahí viene mi amor por la danza también, porque lo viví desde muy niña.

Otro de los recuerdos más vivos que tengo es pararme en los balcones del García Lorca, en la Habana Vieja, entre los ensayos, a mirar a la gente pasar por la calle. Gente tan colorida, comiendo fruta en plena esquina, yendo al cine, viviendo su vida de la manera más común.

También me acuerdo de cuando era muy chiquita, las tardes en las que iba en las guaguas, que es como se llaman los autobuses en Cuba, tocando mis castañuelas, atormentando a todo el mundo hahaha, siempre de la mano de mi abuela, que me acompañó sin falta.

Y de mi adolescencia…

¡Las playas de Cuba! Dios sabe lo que las disfruté hahaha. De jovencita siempre me quería ir a la costa, casi todos los fines de semana, pero como era chiquita, tendría como 14 o 15 años, mi mamá no me dejaba ir tan seguido. Recuerdo que luchaba y peleaba con ella porque yo me quería ir hahaha. ¡Qué adolescente no lo pasó por esa etapa!

Imagínate que tanto así era, que encontré en mi pasión la mejor excusa para ir. Me gustaba tanto el baile que una vez formé parte de un grupo de danza que se llamaba «Tiempo». Durante los fines de semana nos íbamos a las playas todos juntos y creábamos coreografías en la arena. Bailábamos todo lo que queríamos, ese era nuestro hobby favorito.

Era muy lindo y emocionante para mí, porque lo hacíamos frente a todo el mundo, hacían un círculo para vernos a nosotros en el centro. Durante la semana preparábamos todos esos bailes para poder ir a divertirnos en nuestros días libres.



Esas son las imágenes que tengo más marcadas en mi mente

Es maravilloso recordar esos momentos. Vuelven las sensaciones, sonrío mientras pienso las cosas que hacía y como me sentía. Es imposible ignorar las cosas que estaban, y siguen mal, en mi país. Pero más allá del poder, la fuerza, o la política, rescato y no puedo olvidar la alegría de mi gente, los colores de mis calles.

Por distintas cosas, he aprendido a quedarme con lo bueno, lo lindo, positivo, todo lo que suma. Pues en mi mente están esos momentos de felicidad, el carisma que nos representa, tengo grabados en mi mente sus sonidos tropicales, los olores, su calorcito. 

Todo eso, que a veces no puedo mostrar, lo quise plasmar en un espacio que me representara, y así nació Labana. Me inspiró el baile, el movimiento, los colores y el mar de Cuba. En esta página pongo a volar mi imaginación y les estaré mostrando todas las cosas lindas que crearé para ustedes.

Si no sabías cómo nació Labana, esta es su historia, esta es mi historia. ¡Espero que te guste! Recuerda que eres bienvenida a visitarnos cuando quieras…

Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana