Blog

Rashel Diaz / Blog  / La charla más importante que tuve con mis hijos

La charla más importante que tuve con mis hijos

Quienes tenemos hijos, sabemos lo fundamental que es mantener una comunicación efectiva con ellos. Mientras más confianza haya, mejor fluirá la relación que en muchas ocasiones puede ser complicada, sobre todo cuando se trata de temas serios, como el sexo y son adolescentes.

En mi caso, «esa charla» no se trató de sexo ni de drogas, sino de algo más profundo: el divorcio de los padres de Juan Daniel y Daniela. Imagínense, si las separaciones son duras para los padres, para los hijos lo es mucho más, porque ellos no entienden por qué sus papás no siguen juntos.



Chicas, para abordar este tema hay que tener bastante cuidado y ser decorosas con los detalles demás que le brindamos a los hijos. Ellos no necesitan tanta información sobre las peleas o las discusiones. La honestidad es vital, pero siempre respondiendo las preguntas que hagan los hijos, evitemos hablar demasiado. Eso puede abrumarlos.

Te interesa: La mejor manera de criar varones con valores

Padres unidos

Cuando conversé con mis hijos de mis divorcios, siempre lo hice sin faltarle el respeto a sus padres. Nunca hables mal de ellos con los chicos, eso no es necesario. La relación que se rompe es la tuya con tu pareja, no sus nexos familiares. Daniela constantemente me abordaba con preguntas y siempre le respondía con honestidad.

El cariño y respeto deben ser las bases fundamentales para que haya paz. Yo me llevo muy bien con los padres de mis hijos e incluso, todas las decisiones relacionadas con ellos, las converso primero con sus papás. Cuando es necesario los llamo para que sepan lo que los niños necesitan.

Recomendaciones

Partiendo de mi propia experiencia, te sugiero algunas cositas al momento de tener conversaciones serias, como el divorcio, con los hijos:

  • Busca un lugar cómodo donde sentarte con ellos y hablar con calma, en paz, sin interrupciones. Conversa libremente, plantea tu punto de vista y escucha los de tus hijos, sus preguntas y dudas.
  • Siempre, siempre, responde con la verdad. No tienes que ser muy específica ni dura, pero no mientas porque perderán la confianza en tus palabras.
  • Intenta, por más difícil que sea, mantener una relación amena con los padres de tus hijos. No tienen que amarse, pero sí respetarse y ser amables, sobre todo delante de los chicos.
  • Si sientes que no puedes manejar la situación, busca ayuda de un profesional. No está mal pedir ayuda.

Lee también: Cuando nuestros hijos comienzan a salir

Nuestros hijos lo son todo, por ellos, debemos hacer lo que sea. Su felicidad es la nuestra. No les compliquemos más la vida con problemas de adultos. Sí podemos salir adelantes, amigas.

Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana