Blog

Rashel Diaz / Blog  / La importancia de una actitud positiva en medio de una crisis

La importancia de una actitud positiva en medio de una crisis

¿Qué tal, mi gente? Espero que estén todos muy bien.

Hoy quiero hablarles de un tema que me gustaría le prestaran mucha atención y, posteriormente, lo hagan un hábito de vida. Y es la actitud positiva.

Entiendo que muchas veces las circunstancias se prestan para que vivamos desanimados, desmotivados y renegando de la vida. ¡Lo comprendo!

Lo que no puedo concebir es que, por ejemplo, en medio de un problema (que de paso, tiene solución) nos quejemos de la vida, mientras hay muchos hospitales llenos de miles de pacientes orando por las suyas.

¡No, mis amores! Ya aquí algo anda mal.

Y lo bueno es que todo lo que está ocurriendo actualmente se da para que hable de ello, pues ya sabemos donde está centrada la atención del mundo ahora mismo: en el coronavirus: Covid-19.

Y reitero que es un buen momento para hablarles del tema porque, como les comenté en otro post, todos estamos pasando por momentos de preocupación y desesperación.

 

Pero no tomen esta reflexión sólo para aplicarla en medio de toda esta tragedia del Covid-19. ¡No!

Como les dije, ¡háganlo un hábito!

Muchas veces no imaginamos el poder que tiene nuestra mente y todas las cosas buenas que podemos atraer tendiendo una actitud positiva ante cualquier situación desfavorable. Ante la vida misma, incluso.

Primero. La Fe es el sentimiento más positivo y poderoso que un ser humano puede tener.

¡Créanme! Hay problemas grandes. Pero Dios es mucho más grande. Y es algo que debemos tener presente todos los días de nuestras vidas.

Tenemos que confiar en Dios y estar seguros de que vamos a estar bien.

Las crisis, desde cualquier índole, son procesos que debemos pasar; y obviamente no queremos estar ahí, pues, en el caso de la expansión del coronavirus (que es el tema más cercano), mucha gente está dejando de trabajar, la economía ha sido altamente golpeada, la educación de nuestros hijos también se ha visto afectada y el pánico que se vive en las calles es horroroso.

Sin embargo, nosotros tenemos que poner de nuestra parte y hacer lo que nos corresponde.

Tenemos que refugiarnos en oración y no juzgar a nuestros semejantes, pues recuerden que no podemos cambiar la realidad de otros, ¡aunque quisiéramos!

Tenemos que llenar nuestra mente de pensamientos positivos para atraer las buenas vibras, porque ya la vida nos está colocando pruebas que son duras. Y nosotros ¿qué vamos a hacer? ¿Seguir echando leña al fuego? ¡Pues no!

Alejemos los pensamientos negativos de nuestro día a día, de nuestra vida. Y verán como las cosas comienzan a fluir para mejor y empezamos a ver todo desde un punto de vista más agradable por muy cuesta arriba que sea nuestra situación actual.

Saquen provecho de los momentos malos, y luego éstos se convertirán en aprendizaje para nuestro camino. Y de los momentos buenos, disfrutemos al máximo. Pero sobre todo, agradezcamos por todas las bendiciones que a diario recibimos.

Recuerden, amigos… Hay personas que tienen un peor panorama con respecto al nuestro, y son mucho más agradecidos.

¡Tomemos ese ejemplo…!