¡Hola, mi gente linda! Hoy quiero hablarles de un tema que es súper lindo y muy importante para nosotros, pero que en algún momento, también llegó a ser triste, y se trata de nuestros perritos.

Es decir, aquí se van a enterar de cómo llegaron Ángel y Romeo a nuestras vidas, y asimismo, de algunas situaciones traumáticas que ambos vivieron en el pasado, por eso hice referencia a la parte “triste”.

Por lo tanto, les haré un resumencito para contarles un poco al respecto, pero podrán disfrutar de toda la historia completa viendo el video que les dejaré al final del post.

Desde que Ángel y Romeo llegaron a nuestras vidas, han pasado cosas muy cómicas; así como también nos vimos obligados a cambiar casi por completo nuestros ritmos y estilos de vida.

Y es que amigos, cuando se tiene un perrito o cualquier mascota, recuerden que no es un juguete de la tienda con el que juegas, lo usas y ya. Ese animalito necesita amor, comprensión y mucho cuidado, sobre todo cuando son adoptados, porque, en la mayoría de los casos, arrastran muchos maltratos y miedos.

Y ¡pobrecitos! Lo mínimos que merecen es todo el amor del mundo y muchísima atención.

¡Imagínense! Romeo (el pequeñito) estaba muy enfermo, no tenía pelitos, tuvieron que quitarle todos los dientes para que una infección que tenía no pasara a mayores, etc. Incluso, cuando Carlos y mis niños lo vieron, me dijeron que ¿cómo era posible que yo iba a adoptar un perrito tan feo? ¡Jajaja!

Yo simplemente les dije que me dieran tiempo, y ahora mi Romeo es la belleza que ven ahorita.

Angelito, por su parte, iba a ser sacrificado, sufrió mucho, le cortaron las orejitas y el rabo, y hasta un tatuaje le hicieron. ¡Por Dios!

A veces me pregunto: ¿En qué piensa la gente cuando comete este tipo de actos?

Carlos le dice “el caballo” de lo grande que es, ¡jajajajaja! Y es el perro más flojo que ustedes se puedan imaginar.

Yo, en particular, siempre he apoyado todo eso referente a las adopciones, en lugar de las compras. Porque son perritos que necesitan mucho cariño. Y créannos, ellos lo retribuyen al doble.

Pero para no seguir contándoles toda la historia, mejor disfruten del video, hecho con mucho cariño y de corazón para ustedes.

Y recuerden, amigos. Cuando se tiene un animal (perrito, gatito, etc.), éste representa un miembro más de la familia. ¡Dale todo el amor que necesite!

¡Bendiciones, mi gente!

Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana