¡Hola, mi gente linda!

Esta vez estoy aquí no precisamente para hablarles de belleza, fitness o salud. Aunque, pensándolo bien, el tema que tocaré puede que se relacione directamente con nuestra salud mental, que también es importantísima.

Y es que, lo primero que me gustaría decirles a manera de abreboca, es que es un grave error comparar nuestros logros con los de las demás personas.

¡Sí! De eso quiero hablarles…

Ha habido muchos casos en los que mucha gente pierde más tiempo comparando sus logros con los logros de los demás, que el que emplean para reconocer sus aciertos o talentos… Y mi gente, déjenme decirles que es un grave error.

¿Se imaginan que todos en la Tierra fuéramos iguales? ¿Qué ciencia tendría? ¡Ninguna!

Entonces, me gustaría que hicieran una pequeña reflexión al respecto…

Todos somos distintos, pues es imposible que unos seamos exactamente iguales a los otros, por muchas características similares que tengamos con ciertas personas (internas y externas).

Cada quien tiene un talento distinto. Cada quién destaca en algo diferente. Y eso es lo que importa.

Por eso deberíamos emplear más tiempo echándonos algunas florecitas y trabajando fuerte para mejorar cada vez más, en lugar de andar por la vida “¿por qué él tiene que ser un abogado exitoso y yo no?”.

Es un simple ejemplo, pero ¿saben cuántos casos similares hay?

Y les digo una cosa.

Si “él” ahora mismo es un abogado exitoso, no olvides que también tuvo que pasar por altas y bajas.

Incluso, me atrevería a decir que, en la mayoría de los casos, son más las bajas que las altas cuando queremos alcanzar nuestras metas o lograr nuestros objetivos.

Imagínense entonces que yo estuviera todo el tiempo comparando mis logros con los de otras conductoras de televisión, por poner un ejemplo.

O que yo me compre un carro nuevo muy bonito, pero entonces no lo disfrute porque el del vecino es mucho más bonito. Otro ejemplo…

¡Traten de no adoptar esa actitud!

Ya sean comerciantes, artistas, cantantes, deportistas, etc., enfóquense, primero que nada, en los logros que han adquirido a lo largo de sus vidas; y si no son muchos, pues trabajen duro para que sean más y más, y para que en un futuro, puedan contarlo a otros, e inclusive, servirles de motivación y líder.

Cada ser humano es único, repito.

Dios nos dio un don a cada uno.

 

Ya queda de parte de ustedes explotarlo, exhibirlo, y sobre todo, agradecer el día que consigan lo que se han propuesto, pues en ese momento sabrán que todo sacrificio y todo camino cuesta arriba por el que tuvieron que pasar, valió la pena.

¡Dios los bendiga, gente hermosa!

Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana