Amor mío…

¡Qué bendición más grande poder celebrar tu vida un año más!

¡Te amo con todo mi ser!

Cada día me tomo un tiempo para agradecerle a Dios por tu presencia en mi vida. Sólo Dios, tú y yo, sabemos nuestra historia.

Admiro mucho tu nobleza, tu amor por los demás, tu responsabilidad con nuestro hogar, tu humildad para decir “lo siento” cuando es necesario, y tu carácter y tu temple cuando hay que dar el frente ante una dificultad.

Sé que seguiremos cumpliendo metas y sueños juntos, manteniendo en primer lugar la promesa que le hicimos a Dios cuando nos unió:

Servirle a Él mostrando su amor a través de nuestro testimonio…

Deseo lo mejor del mundo para ti y que cumplas muchos más, mi vida.

¡¡¡Felicidades!!!

Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana