Blog

Rashel Diaz / Blog  / Riesgos de la obesidad infantil

Riesgos de la obesidad infantil

¡Hola, amigos!

Hoy quiero hablarles un poco acerca de un problema que afecta en gran forma a nuestros niños y que, muchas veces, no nos damos cuenta y hasta lo dejamos pasar creyendo que no ocurre nada o que es normal… y es la obesidad.

Los hábitos en el mundo siguen cambiando, y como los niños no están ajenos a este problema, por esa razón decidí escribir este post, pues el sedentarismo, la televisión y la comida basura son algunos de los elementos que contribuyen a esta situación tan preocupante…

La obesidad crece de forma acelerada en los países industrializados, y en nuestra sociedad persisten una serie de creencias que definitivamente debemos echar al olvido, como por ejemplo, relacionar a un “bebé gordito” con un “bebé sano”, o bien, pensar que la gordura desaparecerá cuando el niño crezca.

Amigos y amigas… La obesidad o el exceso de acumulación de grasa debe evitarse desde los primeros meses de vida, e incluso, los especialistas aseguran que es necesario controlar los hábitos alimenticios desde que el niño está en el seno materno.

Por otro lado, debes saber que Estados Unidos encabeza la lista de países con mayor índice de personas obesas, hasta el punto de que este trastorno amenaza con superar al cigarrillo como causa principal de muerte.

Dato importante

La edad de aparición de la obesidad infantil, en casi la mitad de los casos, es antes de los dos años.

Y casi un 80% de los adolescentes obesos padecerá este trastorno metabólico en la edad adulta, y entre las consecuencias que se derivan de ello, están el incremento de mortalidad por enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia y hasta inadaptación social.

Problemas psicológicos

A los niños que padecen obesidad obviamente se les hace muy difícil llevar la misma ropa que el resto de sus amigos; tampoco consiguen realizar las mismas actividades físicas e incluso llegan a ver sometidos por la burlas de los demás.

A su vez, además de las consecuencias en el organismo, esto desencadena un problema psicológico en ellos, pues el niño obeso se convierte en el centro de las bromas de otros niños debido a su aspecto físico, y según los psicólogos, esto lleva consigo la pérdida de la autoestima, el sentimiento de discriminación social, y serios estados de depresión que terminan en una mayor ansiedad por la comida.

El papel de los padres

Siempre ha existido la asociación ente gordura en los niños y salud; y esta creencia es totalmente falsa, amigos.

Hay que crear el hábito alimenticio correcto desde los primeros momentos de la vida del bebé. De hecho, un doctor y experto, llamado Ricardo García, dice que la prevención de la obesidad del niño debe partir desde que la madre está embarazada.

Más vale prevenir…

No sólo los padres obesos están obligados a vigilar los hábitos nutricionales de sus hijos para que no lleguen a padecer este trastorno, sino que todos los integrantes de la familia deben limitar el consumo exagerado de alimentos para evitar esta enfermedad, cuyo tratamiento, por cierto, es complejo y puede resultar bastante prolongado.

Y para concluir, los padres deben tener claro que las costumbres alimenticias se forjan desde los primeros meses de vida. Por ello, los especialistas insisten en que en esta etapa de la vida de los pequeños, la alimentación debe ser lo más sana posible.

Así que, desde temprana edad, hay que comenzar a inculcarles buenas costumbres desde la mesa.

Ya lo saben, mi gente linda. ¡A cuidar a nuestros niños!

Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana