Blog

Rashel Diaz / Blog  / Renueva tu vida espiritual con estos consejos

Renueva tu vida espiritual con estos consejos

¡Hola, mi gente linda!

Ya saben que siempre me gusta dedicarle un poco de tiempo al tema de la Fe. Y hoy, nuevamente, vengo con esa intención a través de este post.

Muchas veces, y con algo de preocupación, noto que el ánimo de los creyentes tiende a ser menos intenso; sea cual sea el motivo… Por tanto, puedo atreverme a decir que algo está ocurriendo en su relación con el Señor.

Por esa razón, si es ese tu caso, o bien, estás atravesando esa etapa, traigo para ti dos poderosos consejos mediante pasajes bíblicos con el fin de que puedas comenzar a renovar tu vida espiritual y vuelvas a acercarte a Dios.

Si no te sientes ganas de orar, no tienes el deseo de leer la Biblia con regularidad y el hecho de congregarte se convierte para ti en una lucha entre “ir o no ir”, cabe la posibilidad de que tu deseo de servicio esté disminuyendo, o peor, desapareciendo.

Entonces, empieza a mejorar tu relación con el Señor de forma notable.

Apocalipsis 3:2

“Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios”.

Siéntate a analizar cuáles fueron las causas que te condujeron hasta este punto espiritual, es decir, tus mejores momentos. Esos en donde orar, leer la palabra, congregarte y servir, eran un deleite para tu vida espiritual.

Es necesario comprender que nuestro corazón no puede enorgullecerse, ni mucho menos permitir que la humildad que teníamos desde un principio, se vea opacada por el ego.

La humildad de corazón es vital para poder lograr la renovación espiritual.

Apocalipsis 3:3

“Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti”.

Para renovar nuestra vida espiritual, debemos accionar, mi gente.

Puede que estés viendo cómo se te viene el mundo abajo y cómo tu ánimo espiritual no es igual, es decir, no tienes ganas de orar, de leer la Biblia ni de congregarte, pero a veces las cosas no se hacen porque tengamos ganas o no, sino porque es necesario llevarlas a cabo.

Recuerden que los hábitos se consiguen mediante de la práctica constante.

En conclusión, retoma la lectura de la Palabra del Señor, congrégate, haz el bien (sin mirar a quién) y ora… ¡Sobre todo, ora mucho!

Les digo que el mismo Dios se encargará de motivarlos nuevamente para que su reconciliación con Él, sea un hecho.

¡Bendiciones, mi gente!

Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana