“¿Qué es el amor?”, le preguntó una niña de 5 años a su hermano mayor.

Y él le respondió: “El amor es cuando tú me robas cada día mi trozo de chocolate del almuerzo y yo, aún así, sigo dejándolo en el mismo sitio para ti todos los días”.

Y así comienzo el post de hoy, mi gente linda, ya que leí esta historia por ahí y me encantó. Y aparte, me provocó comenzar diferente. ¡Jajajaja! Es que ya saben, a veces hay que variar un poco…

La verdad es que yo creo que una de las cosas más grandes que existe en la vida, es el amor de hermanos, y yo le agradezco a Dios por los míos, por nuestras risas, por nuestras historias, porque, aunque no crecimos juntos desde pequeños por estar en países y hogares diferentes, supimos adaptarnos y apresurar el amor del uno por el otro.

¿Y ¿saben qué fue lo mejor de todo? Que pudimos recuperar el tiempo perdido.

Y ya ustedes habrán visto muchas veces, a través de mis redes sociales, fotos de mis hermanos y de mi familia entera. Pero son pocas las veces que me había tocado hablar de todos al mismo tiempo. Y para mí, siempre será un placer hacerlo.

Porque los hermanos, siempre serán hermanos. Y siempre estarán ahí para nosotros.

Los amo y admiro, David, Alejandro y Rachelita…

Muchas gracias, papi, por haber sido, ser, y seguir siendo el punto de unión.

Me despido enviándoles muchas bendiciones, mi gente bella.

Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana