¡Hola, mis niñas lindas!

Espero que estén muy bien!

Hoy voy a hablarles acerca de un tema que a todas nos compete desde que la pancha forma parte de nuestras vidas, ¡jajaja! Y es de los errores más comunes que cometemos (porque hasta yo misma lo hacía) cuando planchamos nuestro cabello.

Debemos tener en cuenta que ya con el simple hecho de someterlo a altas temperaturas, ya le estamos haciendo un daño terrible, sin embargo, las personas que nos vemos obligadas a plancharlo a diario por nuestra rutina de trabajo o causas mayores, tenemos que aplicar un cuidado especial con respecto a las personas que lo planchan esporádicamente.

Y ojo, no con esto quiero decir “si no lo planchas muy seguido, ¡descuida!”. De igual forma deben tomar las medidas necesarias para evitar que se quiebre, reseque y debilite.

Ahora, vamos con los errores más comunes:

No lo proteges

Siempre es recomendable aplicarse una cremita hidratante antes de cada planchado. Pero una cantidad muy pequeña, para que luego no se te ponga grasoso tan rápido como resultado dela mezcla del producto y lo caliente de la plancha.

Usas temperaturas muy altas

Muchas veces cometemos el error de creer que mientras más altas sean las temperaturas que marcamos en nuestras planchas, más lizo nos va a quedar el cabello o más rápido vamos a terminar el proceso, ignorando que lo estamos sentenciando.

Das muchas pasadas

No es necesario engancharse un buen rato con un solo mechón de cabello. Todo va a depender también del tipo de cabello que tienes y de cuán lizo lo desees, pero, en definitiva, no recomiendo dar muchas pasadas a cada mechón.

Lo planchas mojado/húmedo

¡Error, amigas! Nuestro cabello debe estar bien sequito antes de comenzar a pasarnos la plancha. De lo contrario, estás acelerando su resequedad.

Tomas mechones muy gruesos

De esta forma, el planchado no queda óptimo. No es lo mismo tomar un mechón y darle un mejor acabado que tomar un mechón grueso y no obtener el planchado deseado debido a la dificultad a la hora de alizar.

Lo planchas sucio (Con gel/spray/mousse)

Anteriormente te hablé de aplicar una cremita hidratante pero en una cantidad mínima.

No obstante, muchas veces aplicamos diversos productos y en grandes cantidades.
Debes saber que, de ese modo, no sólo estás dañando tu cabello… También el instrumento (en este caso, la plancha).

Entonces, a partir de ahora, espero puedan comenzar aplicar estos tips y consejos para que sus melenas no resulten tan maltratadas y puedan continuar planchándola sin ninguna dificultad.

No olviden que muchas veces nuestra sonrisa, nuestras manos y nuestro cabello son esos aspectos que lo demás observan de primero.

¡Besos, las quiero!

Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana