¿Qué tal, familia?

Creo que nunca se había dado la oportunidad de compartir con ustedes cómo fue mi experiencia como mamá primeriza. Y creo que esta es una excelente oportunidad para contarles, porque la verdad, ¡fue un show! ¡Jajajaja!

Para empezar, debo decir que Juan Daniel hizo conmigo lo que se le vino en gana. ¡Jajajaja!

Mientras le daba pecho, estaba feliz en mis brazos. Ah!, pero cuando lo iba a colocar en la cuna, creyendo que estaba dormidito, comenzaba a llorar. ¡Jajajaja! Entonces rápidamente tenía que correr a ponerlo en mi pecho nuevamente. Es decir, prácticamente fui su esclava, como quien dice. ¡Jajajaja!

Por fortuna, cuando tuve a Juan Daniel recibí muchísimo apoyo de mi mamá y de mi abuela durante sus dos primeros añitos de vida, por lo cual, luché mucho con esas abuelas para que no lo malcriaran. ¡Jajajaja!

En esa época, yo estaba trabajando muchísimo y a la vez estudiando, así que a veces el panorama se me tornaba súper difícil, pero siempre lo puse a él en primer lugar.

Lo inscribí en muchos deportes para que siempre estuviera activo y ocupado. Incluso, yo parecía un taxi, llevándolo a todos lados a cada momento, ¡jajajaja! Y con eso logré que fuera un niño que se adaptara a todo. Y también lo hice con mi Danielita, aunque ella es otro tema que más adelante también les contaré.

Y eso es todo, mi gente. Como les dije, no fue una época nada fácil, pero ha sido una de las más hermosas de mi vida.

Y siempre la recordaré como que hubiese ocurrido hace par de años.

¡Un beso a todos! Y muchas bendiciones.

Change language
Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana