¡Mi gente bella!

¿Sabían que Dios no los encuentra al nivel de su Fe sino al nivel de su fidelidad? Y esto ocurre porque para arriesgar, necesitamos Fe. Pero para esperar, ¡necesitamos fidelidad!

Pero permítanme explicarles mejor.

Muchas veces, cuando tenemos un plan o un proyecto en mente y los resultados no son los que esperábamos, nos sentimos fracasados, sobretodo cuando pusimos toda nuestra Fe en ello.

¡Y es natural! Así como también es natural salir corriendo a reclamarle a Dios creyendo que Él es el culpable del fallo del proceso. Sin embargo, no es así.

Cuando fracasamos y buscamos respuesta de Dios, Él no nos responderá. ¿Y saben por qué? Porque Él desea y espera que estemos dispuestos a continuar.

Por eso digo que muchas veces creemos que Dios nos encuentra al nivel de nuestra Fe.Es decir, cuando tenemos mucha Fe, salimos, probamos, experimentamos, lo damos todo y es ahí cuando creemos que Dios nos va a encontrar.

No obstante, Él sólo nos encuentra al nivel de nuestra fidelidad, como lo mencioné antes.

Por esa razón, necesitamos seguir insistiendo, insistiendo e insistiendo. Porque esa es la pregunta que en realidad nos hace Dios: “¿Estás dispuesto a seguir?”.

Es entonces cuando nos damos cuenta que las veces que fracasamos, en realidad no fracasamos. ¡Sólo dejamos de intentarlo! En otras palabras, no fracasamos, sólo nos dimos por vencidos…

Ahora mi pregunta para todos es: ¿Están dispuestos a insistir?

¡Bendiciones, mi gente!

Change language
Obtén acceso a contenido exclusivo, noticias, promociones especiales y más sorpresas directamente a tu correo
Tu información nunca será compartida con terceros.
Accesorios Labana